Los que suelen arrogarse la representatividad popular y «de la gente» generalmente desde una tribuna de lucha o desde las calles, esta vez debieron refrendar ese título en las urnas. El metalúrgico Oscar Martínez y la Unión de Gremios no llegaron al 6% cada cual por su lado, con Martínez más complicado ya que debía refrendar su actual banca.

Los números son lapidarios en cuanto a la voluntad popular que una vez más dio la espalda a los candidatos surgidos desde el sindicalismo, que continuamente se manifiesta representante de la voluntad popular en el campo de la lucha social.

En el terreno político años atrás fue importante el desempeño electoral que llevó al secretario general de la UOM, Oscar Martínez, a su actual diputación, la que plebiscitó este domingo en las PASO, aunque en un contexto de su sector laboral diametralmente opuesto a aquel que lo llevara al triunfo.

La baja de la industria pareciera le hizo pagar un costo político mucho mayor que al propio macrismo, aunque otro factor pudo ser «la nacionalización» de la elección por fuera de la realidad provincial de los mismos votantes fueguinos, que dejó fuera de la discusión a actores intermedios entre la compulsa kirchnerismo/macrismo.

Los números
El Frente Solidario y Popular de los trabajadores con Oscar Martínez obtuvo 5218 votos (5,82%) que lo deja muy lejos de cualquier aspiración a repetir su banca.

Iniciativa por la Unión con Federico Rauch y la referente de SUTEF, Verónica Andino, 5136 votos (5,73%) guarismos que dejan a los grandes protagonistas de la actualidad provincial el año pasado muy lejos de cualquier objetivo político con poder de determinación.

Finalmente un candidato permanente en las legislativas es el titular del gremio de Camioneros en Río Grande, Pedro Abel Velázquez, con el Partido De la Cultura, la Educación y el Trabajo, 2466 votos, en un 2,75%, un techo que no ha logrado sobrepasar en todas sus participaciones.



Compartir