Lo sostuvo el gobernador Melella al asegurar que se profundizarán los controles para detectar la remarcación de precios. «No es tiempo de avivadas, no va a haber desabastecimiento y no va a haber razones para el aumento de precios», insistió.

El Gobernador apeló a la solidaridad de las empresas cuidando el bolsillo de la comunidad. «Hemos dispuesto reforzar el área de controles, no debe haber excepciones, no es tiempo de avivadas, no va a haber desabastecimiento y no va a haber razones para el aumento de precios».

«He solicitado que comiencen a aplicar sanciones ante este tipo de actitudes, incluso en los comercios de barrio», anunció.

«En estos días -consideró-, con estas normas que hemos decidido, se ve la clase de dirigentes (empresariales, sindicales, políticos) que tenemos. Hay gente que vive de sus changas, el que la pelea todos los días, y estas medidas los afecta muchísimo, pero todos reconocían que había que hacerlo, pero hubo grandes empresarios que plantearon los costos que estas medidas les significaba y esperaban que el Estado se los reponga».

«Por eso les pido a los supermeradistas y grandes empresarios de nuestra provincia que se pongan a acompañar al Estado, no remarcando ni amenazando a los empleados con despedirlos».

Al mismo tiempo, Melella advirtió las consecuencias económicas que ya está mostrando esta situación, perjudicando a toda la población.

«Vamos a anunciar junto a los Intendentes medidas para optimiar los recursos, porque va a haber menos recursos para todos. Un sector principal al que se va a apuntar es acompañar a los cuentrapropistas, monocontribuyentes», adelantó.

«Todos van a tener acompañamiento, se están articulando medidas para poder acompañar a todos, todas las medidas son en resguardo de la salud, pero se viene un grave problema económico también, y el Estado va a acompañar», garantizó.

Compartir