La ingeniera Jorgelina Pastoriza, titular de las tierras de Río Encajonado, confirmó que radicó una denuncia penal contra la empresa Gancedo, que lleva adelante la apertura de corredor costero Canal Beagle.

La ingeniera es titular de Río Encajonado, que comprende unas 1.700 hectáreas y su familia también es propietaria de Túnel, con una superficie de entre 6000 y 8000 hectáreas, en ambos casos afectados por la traza del corredor costero, al igual que estancia Harberton.

“Estamos muy preocupados por la tala, porque tenemos que preservar los árboles ante el cambio climático, pero acá pareciera que no les importa y, con la excusa de hacer un camino que dicen que es vital para la provincia, van a talar muchos árboles. Más allá de eso, la forma en que se está haciendo el camino no es la que corresponde. Para poder entrar a tierras privadas, como es la estancia Harberton o la estancia Río Encajonado o Túnel, tienen que tener por lo menos un permiso, o avisar. En ninguno de los casos esto se hizo”, señaló.

“El martes entraron con motosierras y empezaron a cortar a diestra y siniestra lo que les pareció. Había gente caminando en el sendero y pudo haber alguien lastimado, lo cual nos iba a generar un perjuicio a nosotros. Están trabajando sin respetar ninguna normativa y lo estamos viendo en la estancia Harberton también, porque ingresaron a trabajar sin ningún permiso”, dijo.

La decisión de avanzar con una denuncia penal tiene relación con el delito de “intrusión”, porque “hubo gente que se metió en un lugar que no corresponde. Nos interesa preservar el patrimonio y que las cosas se hagan como se tienen que hacer. Este es un lugar donde van a pasear los fueguinos, los turistas de distintas partes del mundo, porque es un bosque que baja de la montaña y llega hasta el mar, que es único en la Argentina. No hay en la Argentina otro bosque que llegue hasta el mar y el lugar es paradisíaco, pero lo vamos a destrozar para hacer un camino. La verdad no sé qué van a venir a ver los turistas y en qué clase de turismo están pensando”, planteó.

“El gobierno debería verificar que la empresa trabaje como corresponde y algo está pasando con los controles que no funcionan”, advirtió.



Compartir