La polémica surge a partir de que el decreto 3744 firmado el 20 de noviembre se conoce horas después de la firma del polémico convenio colectivo que permite el pase a planta de muchos cargos políticos del Gobierno saliente.

En el mismo se otorga desde el Gobierno Provincial un subsidio de carácter “no reintegrable” a la seccional 2 de ATE Río Grande para la conclusión de la obra del centro de salud primaria y farmacia, sobre el predio de calle Pacheco, al lado de la sede sindical de la ciudad.

Esto trascendió desde el boletín oficial en las últimas horas y se generó la polémica, a partir de la cual desde ATE Río Grande emitieron un comunicado en el que aseguran “no estar notificados formalmente de cualquier acto administrativo de esta naturaleza”, hablando del “supuesto decreto”.

Más allá de esto el descargo prosigue reconociendo que se han iniciado tratativas en pos de conseguir financiamiento para esa obra inconclusa de la entidad sindical.


Compartir