El fuego consumió toda la documentación personal y del rodado en el accidente del martes por la noche. Una allegada al hombre se presentó en sede policial para dar fé de su identidad, pero igualmente se realizará un ADN.

Se trata del accidente de un Toyota Corolla que chocó un alcantarillado a 20 kilómetros al sur de Río Grande, tras lo cual se incendió perdiendo la vida dramáticamente su conductor y único ocupante.

El vehículo solo pudo ser reconocido por una maltrecha chapa patente que daba cuenta el rodado era propiedad de Rolando Ariel González de 43 años, el cual se desconocía en ese entonces si era la persona que murió al mando del mismo.

Finalmente este miércoles en sede policial una familiar de González confirmó esa identidad para lo cual ya se ordenó un exámen de ADN para dejar ello confirmado de manera científica en el expediente judicial.


Compartir