El público del Gran Premio de la Hermandad se ha caracterizado ya por numerosas acciones imprudentes que en su fanatismo lo ha llevado incluso a protagonizar tragedias.

Pero lo de hoy en el prime clasificatorio de 4 kilómetros desde María Behety a la circunvalación por la ruta complementaria 5 excede lo increíble.

Un espectador dejó una camioneta Saveiro sin cambio ni freno de mano en una pendiente hacia el paso de los autos, el destino se encargó del resto:

El damnificado resultó el binomio de la peña Manolo Competición, de Damian Alvarado y su navegante Ivan Rain de la categoría B, quienes chocaron de frente a 180 kilómetros por hora, contra el automóvil que se cruzó en su camino.

Afortunadamente no hubo que lamentar personas lesionadas pero si el esfuerzo de todo un año de los corredores que quedaron fuera de esta 46° edición del Gran Premio de la Hermandad.



Compartir