El cuerpo del chico de 19 años fue observado flotando en las aguas del río Grande, presumiéndose que se arrojó del puente Mosconi.

Gracias a que poseía una mochila, esta ayudó a la flotación del cuerpo que fue arrastrado río arriba, movilizándose los servicios de emergencia con un gomón de Prefectura que logró rescatarlo tras más de 20 minutos de exposición al agua helada.

Era una total incertidumbre en la costa sobre si el joven habría sobrevivido a semejante temperatura, por lo que efectivos policiales de la comisaría Cuarta y personal sanitario de la ambulancia del hospital se sorprendieron cuando el joven fue sacado con signos vitales.

Inmediatamente se montó un cordón sanitario hacia el nosocomio donde el joven es asistido por guardia con suero caliente, mantes térmicas y botellas con agua caliente que se le colocan adosadas a su cuerpo, a fin de que recupere la temperatura.

Si bien el joven está consciente, los médicos se mantienen en alerta ante la posibilidad de que pueda entrar en paro cardíaco en algún momento, por lo que el pronóstico es reservado a minutos de sucedido este terrible episodio que por ahora es un verdadero milagro.



Compartir