Continúa el proceso oral y público a los 4 detenidos por el crimen de Miguel Óscar Vera ocurrido el 23 de mayo del año pasado.

Para este lunes declaran en el juicio oral la forense del Poder Judicial, la Dra. Inés Aparici, quien hizo la autopsia de Vera y la revisión de los imputados.

Respecto de la víctima constató los dos puntazos recibidos en el sector intercostal izquierdo, una de las cuales perforó el pulmón izquierdo y lesionó el corazón, mientras que la restante lesionó el pulmón derecho.

La lesión principal colapsó el pulmón izquierdo y la perforación cardiaca interrumpió la función de dicho órgano vital.

Aparici determinó que hubo “uno o dos minutos como máximo de sobrevida con este tipo de lesiones”, dijo la testigo.

Asimismo la víctima presentaba una contusión frontal que generó una “hipoxia” en lo que se presume pudo ser un golpe previo que lo habría desmayado.

Un dato incriminador
Sobre ese cuadro de lesiones la forense explicó que con los cortes punzantes y la ausencia de sangre en los rastros de traslado del cuerpo al predio donde fue hallado “tendría que haber sido trasladado con mucho cuidado para no dejar rastros de sangre”, dijo.

Esto avala la hipótesis fiscal sobre la posible mecánica del hecho que Vera fue sacado de la chacra con vida y rematado en el descampado con las puñaladas.

Imputados lesionados
Asimismo la forense declaró sobre lesiones que presentaban los imputados; el principal José Santiago Romero con excoriaciones y hematomas compatibles con una riña “de características defensivas” dijo la forense.

También el imputado Isabelino Gómez presentaba golpes y la imputada Barbara Vargas una lesion cortante en el rostro aunque prefirió no ser revisada para evaluar secuelas de la misma.

En estos indicios los defensores buscan sostener que los imputados pudieron buscar repeler una agresión inicial de la víctima, la cual por otra parte en el examen toxicológico dio positivo para metabolitos de cocaína rastro que no se pudo determinar si era de consumo reciente.

Hoy continuará declarando el equipo de Policía Científica que trabajó en la escena y que recientemente recreó la mecánica posible del hecho.

Compartir