El caso que conmocionó la semana pasada a Río Grande por una beba de 3 meses con una fractura en el húmero, continúa con sus padres imputados pero sin ser detenidos, a pesar de lo solicitado desde la fiscalía.

La estrategia en este caso desde el juzgado de instrucción 2, a cargo del Dr. Raúl Sahade, fue recopilar información médica y antecedentes de salud de la menor que fue hospitalizada la semana pasada, sin que sus padres pudieran explicar el origen de la grave lesión.

El pediatra que los recibió y vio moretones en otras parte del cuerpo de la niña denunció “maltrato infantil”, por lo que comenzaron a receptarse testimonios con los padres notificados de derechos y garantías, aunque sin ser detenidos.

La detención obliga a resolver la situación procesal en 10 días, y el juzgado ahora tiene mayor lapso de tiempo para recopilar prueba que de momento no es contundente respecto de la situación de la menor.

No tenía una pediatra de cabecera que hiciera un seguimiento detallado, por lo que declararon profesionales que la vieron esporádicamente y el propio traumatólogo que intervino sobre la lesión ósea.

El profesional si bien no descartó la situación de maltrato, también contempló que pudiera ocurrir situaciones accidentales que hayan derivado en la fractura, destacando que la misma carece de un moretón o hematoma en la zona de la piel.

El juzgado continúa recopilando información, a fin de eventualmente poder generar una hipótesis de cargo para la indagatoria de los padres, que por el momento solo están notificados de derechos y garantías.

Compartir