La Convención Provincial de la U.C.R. conformó sus autoridades con Ariel Pagella como Presidente,  Ana Manzur Vicepresidenta, Gabriel  Clementino como Secretario y Roxana Mansilla Prosecretaria con  integración  de todas las vertientes internas.

El encuentro de este fin de semana emitió un documento de la Convención denominado “Juntos daremos pelea en todos los Frentes”; e inicia una serie de duras críticas a la realidad socio económica de la mano de un Gobierno Nacional “que no tiene ni jamás tuvo un plan”.

“El país está a la deriva a manos de un gobierno sumido en un internismo con una crisis en materia económica que aplica también en términos educativos, energéticos y de seguridad”.

Ante ello confirman la continuidad de la UCR dentro de la estructura de Juntos por el Cambio, “liderando y aportando no sólo dirigentes sino equipos, programas y proyectos para sacar al país del abismo…en el marco de una coalición que, más que ser electoral, debe ser programática y de gobierno”.

Críticas al Gobierno Provincial

Las críticas inician hacia el Gobierno Provincial dentro de este contexto, “nos quiere acostumbrar a una matriz que combina un desmedido gasto público, déficits crónicos y crecientes, endeudamiento insostenible, bajo nivel de inversión social e infraestructura y decadencia de los servicios sociales centrales para el desarrollo de su población”.

En ese sentido advierten que el rol de los legisladores radicales como oposición, “durante la pandemia el radicalismo desde nuestro bloque de legisladores ha trabado con responsabilidad social”, aunque “este gesto de grandeza y compromiso no puede interpretarse por el gobierno como tibieza o falta de vocación de transformación, y es así que entendemos desde el radicalismo que la política debe ser una herramienta transformadora y no un medio para aprovecharse de una decadente y pobre situación de los ciudadanos y las instituciones”.

Criticaron una vez más la metodología en que se dio la prórroga de la Ley 19640, “dio un respiro circunstancial pero quedó corto; no fue lo que esperábamos y es así que trabajamos desde el partido y nuestros representantes nacionales y provinciales para consensuar y generar cambios”.

Apuntaron a la situación de como “se  excluyó el sector textil que tiene en Rio Grande 1100 trabajadores, el plazo de prorroga fue mucho menor”, y el funcionamiento del Fondo para la Ampliación de la Matriz Productiva Fueguina “con un manejo centralista desde Buenos Aires del equivalente al 25% de la coparticipación federal de Tierra del Fuego, con la administración a través de BICE Fidecomisos S.A. en vez de nuestro banco provincial”.

“Todo dirigido por un Directorio de 3 funcionarios nacionales, sin representación fueguina”, lo que consideraron “una resignación de soberanía federal imperdonable y de nuestro futuro, a lo cual exigimos participar y codefinir el camino de transformación de nuestra querida provincia”.

Críticas a los municipios

En relación a los municipios el documento criticó, “su oscurantismo en el uso de fondos, la visión unilateral de los problemas de todos y las formas totalitarias en el manejo de las instituciones”.

“La política no debe ser una herramienta  para tejer negociados y financiar a todo el andamiaje político que les permitan a estos jerarcas expandirse,  para mantenerse en el poder y degradar a las instituciones a una lucha ciega de espaldas a las necesidades y el interés de la mayoría de los fueguinos”, agregan.

En ese sentido se plantea como objetivo político “recuperar los espacios en las administraciones municipales y los concejos deliberantes”, además de “la propia gobernación”.

“Tenemos la obligación política, ética y moral de gobernar Tierra del Fuego para emprender un camino que la saque del estancamiento y ponga en valor todo su potencial social y productivo”, concluye el documento.

Compartir