Luego de que el pasado miércoles Andrés Ulises Garay Schon obtuviera la excarcelación el Fiscal Jorge López Oribe, confirmó en contacto con Actulidadtdf que ese mismo día “la damnificada efectuó una denuncia diciendo que el acusado había vuelto a comunicarse con ella” por lo que “se requirió una nueva causa y se dispusieron medidas para requisar si incumplió esa pauta de conducta, luego de eso no hubo más denuncias”.

Oribe recordó que “él estaba notificado de una prohibición de acercamiento que dispuso la juez de familia, si a partir de esto el viola las pautas la Fiscalía va a pedir que se lo detenga pero debemos acreditar que haya incumplido”.

El fiscal puntualizó que para corroborar si incumplió lo dispuesto por la jueza de familia “se pidió informe a la empresa telefónica y a las empresas de telefonía para saber de donde habrían salido estas llamadas”.

Sobre las grabaciones que aportaron mujeres cercanas a la víctima indicó que “serán peritadas, escuche una de ellas y no surge una amenaza solo un contacto que constituye el delito de desobediencia”.

“Él fue detenido en el marco de una causa de flagrancia por desobediencia que tiene una pena de prisión de 15 días a un año” en ese sentido especificó que “hay jurisprudencia que aplicamos acá, cuando se cumple el mínimo legal por respeto al mínimo de totalidad se le otorga la excarcelación”.

El fiscal contó que dado a la particularidad del caso “se dispusieron otras medidas para proteger a la damnificada y para hacerle entender al imputado las pautas que no tiene que incumplir”.

Para concluir explicó que “no se puede detener indefinidamente a una persona” ya que “hay que partir de la base de que es inocente hasta que este la sentencia”.



Compartir