Lo sostuvo el legislador electo Federico Greve respecto de la presentación de un recurso de amparo sobre la ejecución de la obra Corredor del Beagle, contra el Gobierno provincial y la empresa Felipe Gancedo.

Greve, aclaró que se tomó la decisión “ante la cantidad de irregularidades y de reclamos públicos que existen sobre esa obra se resolvió interponer un recurso de amparo el pasado viernes, como una manera de dar respuesta a las expresiones públicas que vienen haciendo tanto los ambientalistas como los propietarios de las tierras”.

Sostuvo en ese sentido que “cuando solicitamos la información oficial no se nos fue suministrada” y que “ante la falta de datos y todas las versiones que vienen circulando lo que se hizo fue interponer una medida cautelar con el fin de pedir que se detenga la ejecución de la obra y ver cuál es el estado actual de la misma”.

“Paralizar la obra no es el fin último del amparo, porque el fin último es tratar de resolver los problemas y todo quede en su debido lugar para que la misma pueda continuar respetando los intereses de todas las partes”, dijo.

Tras expresar que “esperamos que la justicia haga lugar al pedido efectuado”, Greve reiteró que “lo único que queremos es parar la pelota y ver en qué situación están todos actores para poder seguir adelante de la forma más adecuada posible”.


Compartir