Se trata del primer hecho ocurrido el pasado lunes con el vuelo de Aerolíneas, donde el pesista riograndense fue acusado de haber agredido a su pareja. La Justicia Provincial se declaró incompetente y lo giró a la Justicia Federal que resolvió medidas protectivas para la mujer.

La causa que la Justicia Provincial finalmente devolvió a la Justicia Federal, por haber ocurrido durante el proceso de carreteo de la nave por la pista, lo que se considera iniciado el vuelo, continúa como una causa de Violencia de Género.

La jueza federal Mariel Borruto aún no definió su competencia sobre el hecho, pero inmediatamente dispuso medidas cautelares contra el imputado, Marcos Martínez, acusado de haber agredido de un codazo a la mujer que lo acompañaba, la cual no quiso efectuar denuncia.

En forma preventiva la jueza federal adoptó medidas de restricción de acercamiento y contacto de parte de Martínez hacia su pareja, lo cual es importante a pesar de que este sujeto permanece detenido en Ushuaia por una “tentativa de homicidio” que se le imputa a posteriori ese mismo día en aquella ciudad.

Y es que la mujer también se mostró reticente a declarar en su contra en aquella causa, por lo que hay dudas aún de que margen de acción podrá tener el juez penal de Ushuaia, Javier de Gamas Soler, respecto del confuso episodio en el que la mujer cayó de un tercer piso del hotel que ambos ocupaban.

De momento la jueza federal ya estableció las medidas de prohibición de contacto, a modo de protección de la víctima considerando su situación de vulnerabilidad, ante la eventualidad de que Martínez puede despegarse de la causa que se tramita en Ushuaia.

Estas medidas fueron adoptadas a modo de prevención, cuando aún la magistrada federal todavía no resolvió su competencia sobre el hecho que considera un episodio de Violencia de Género y no un hecho de índole federal como podría ser haber puesto en riesgo la seguridad de la nave donde sucedieron los hechos.


Compartir