Es ante la presentación realizada por los familiares del operario Enrique Nicolás Brizuela de 33 años quien aún permanece grave por la electrocución sufrida el martes en una celda de media tensión.

Si bien el hecho aún es considerado como un “accidente laboral” las dudas planteadas por la familia tuvieron eco en una requisitoria del fiscal de turno, el Dr. Pablo Candela, quien solicitó medidas de prueba al juez de instrucción 1 Daniel Cesari Hernández, actualmente en turno.

Una de ellas fue una inspección ocular y medición del lugar del hecho, adonde a primera hora de esta tarde se presentó Cesari con personal policial y peritos de Policía Científica a fin de realizar distintos peritajes.

Fueron acompañados por el jefe de usina, el Ing.Walter García, a fin de esclarecer las circunstancias del terrible hecho en el que Brizuela recibió una descarga de 13200 voltios.


Compartir