El autodenominado “Movimiento de Mujeres de Ushuaia” había solicitado para la conformación del ampliado Superior Tribunal de Justicia –de 3 a 5 integrantes- establecer un “cupo femenino” en los dos cargos a cubrir.

En la reunión de ayer del Consejo de la Magistratura, la respuesta fue contundente respecto a defender los actuales “criterios de elección para la designación de magistrados son; la conducta ético profesional, conocimientos técnicos, estudios de posgrado, desempeño de docencia universitaria, publicaciones, concurrencia a congresos y conferencias, antigüedad en ejercicio de profesión y desempeño de cargos públicos y judiciales, todos recaudos destinados a acreditar solvencia técnica o idoneidad, sin que se mencione género alguno”

“La paridad de género en ámbitos de representación política no puede ser trasladable al desempeño de la magistratura, toda vez que la función de los jueces es eminentemente técnica”, agregaron, reiterando primar “seleccionar a la persona más idónea para el eficaz desempeño de la tarea de administrar justicia”.

“Las condiciones de idoneidad no se identifican de manera lineal con un género específico”, fundamentaron al rechazar el pedido.

Compartir