La mujer reconociendo la campera que llevaba uno de los detenidos.

Comenzó el juicio oral y público contra tres sujetos acusados del asalto en julio del año pasado a un bar en la localidad de Tolhuin, siendo todos con prontuario en Río Grande; Sergio Solís, Ariel Monzón y Micaela Nahir Bercetche.

Los imputados del delito de robo doblemente agravado, por el uso de un arma blanca y actuar en poblado y en banda; se negaron a declarar.

Acto seguido lo hizo la propietaria del local, Aurora Zapata, quien refirió que atendió a los jóvenes por que en la noche anterior también habían concurrido a su local a jugar al pool y a beber, y que nunca se esperó una acción de este tipo, mostrándose aun conmocionada.

El shock fue tal que se pidió retirar a los imputados de la sala para no afectar la declaración de la mujer, la cual relató como la imputada Bercetche la asaltó tomándola de atrás con un cuchillo al cuello, mientras los otros dos varones golpearon a un hombre que acompañaba a la dueña del bar, hasta que entregó el dinero.

La causa increíblemente en toda la instrucción no tuvo rueda de reconocimiento, por lo que el fiscal pidió que la mujer realizara un reconocimiento entre los imputados del caso, a los cuales se hizo pasar a la sala.

Allí la mujer los señaló indudablemente como autores del hecho, pero expresó, “yo los perdono de todo lo que haya pasado, pero que corrijan su vida, yo tengo hijos, nietos y bisnietos y no quisiera que ninguno de ellos se viera envuelto en una situación así”, expresó conmovida.

Compartir