Oriana González siendo ingresada a indagatoria.

En torno al crimen de Gladys Beatríz Moledo ayer prestaron declaración indagatoria su hijastra Oriana González de 18 años, y al final de la noche se decidió trasladar también a Yésica Romina Gómez de 34.

Ambas fueron asistidas por el defensor oficial Mariano Sardi, accediendo ambas a prestar declaración ante el juez de la causa, el Dr. Daniel Cesari Hernández.

Oriana González presentó una coartada sólida asegurando haber estado toda la jornada de lunes con la familia de su novio, señalando que se acercó a la escena del crimen –donde fue detenida- al recibir un mensaje en su celular de que su madre “se había suicidado”.

Todas estas circunstancias están acreditadas con testimonios que deben ratificarse e incluso con la constancia del mensaje en su celular.

Acto seguido declaró también la detenida Gómez, integrante de la familia que adoptó irregularmente a la beba de 8 meses de Oriana, nietita a la cual intentaba recuperar la víctima.

La mujer dio cuenta de todo este conflicto en torno a la pequeña y aseguró no tener vinculación con el homicidio, por lo que todas las miradas empiezan a apuntar a los tres varones detenidos; su pareja, Gastón Eduardo Blanco de 35 años, su hermano Juan Ramón Gómez de 35 años, y el menor de 17 años hijo de la imputada.

Estos tres varones serán indagados esta tarde aunque ya no podrán ser representados por el defensor oficial por un posible «conflicto de intereses» en base a los dichos de las 2 imputadas, las cuales los habrían dejado en una posición procesal incómoda.



Compartir