Sucedió en la tarde de martes en una vivienda de calle Gobernador Paz 1190 donde un hombre ingresó a una vivienda sumamente alcoholizado.

La propietaria de la casa se encerró en una habitación desde donde llamó al 101 de la Policía, pidiendo auxilio.

El hombre, Marcos Ramón Antúnez de 46 años, tiene varios roces con la ley y los efectivos policiales que acudieron pensaron inmediatamente en un intento de robo, procediendo a su inmediata detención y contención de la mujer que llamaba a la Policía en forma desesperada.

Antúnez fue reducido pero difícilmente podía sostenerse en pie, lo que se confirmó al momento de realizar el test de alcoholemia que fue contundente; 2,47 g/l de alcohol en sangre, casi al borde de la inconsciencia.

Ante ello desde la fiscalía de flagrancia se encuadró el hecho solamente en un delito menor como “violación de domicilio” por lo que quedó detenido contravencionalmente hasta pasada la borrachera, para recuperar con posterioridad la libertad.

Compartir