El gobernador electo Gustavo Melella planteó los lineamientos del proceso de transición que se estarán iniciando de cara a su asunción el próximo 17 de diciembre.

En declaraciones a FM Centro de Ushuaia, Melella sostuvo que “no hace falta que nos encontremos con la Gobernadora, para eso están nuestros equipos técnicos. No es necesario mientras haya un buen diálogo porque también, en forma paralela, estos equipos se irán reuniendo con distintos sectores. Hay mucha tarea por delante”.

Tenemos que hacer esta transición sin desatender la gestión tanto nosotros como el Gobierno de la Provincia, y sobre todo sin comprometer nada a futuro. Lo mismo vamos a hacer nosotros en Río Grande con respecto a Martín Pérez.

El gobernador electo subrayó además que “esta transición no es para analizar qué hizo la gobernadora, sino para ver cómo están las obras, cómo están las cuentas, las políticas públicas”. Y respondió a una pregunta puntual que “es posible que luego de asumir surjan cuestiones que no se vean en esta transición, pero nuestra mirada es hacia adelante, está puesta en trabajar por una Provincia para todos”.

“Lo que más nos interesa en este proceso es conocer bien los números, saber dónde estamos, conocer bien la estructura del Gobierno”, explicó Melella para completar enseguida que “nuestra intención va más por ese lado que en estar buscando cosas. No es esa nuestra actitud”, dijo y aseguró que “no vamos por la cabeza de nadie. Nosotros queremos información, datos, pero para saber dónde estamos parados, porque necesitamos seguir adelante con todas las cosas buenas que se estén haciendo, mejorar lo que se pueda y cuidar el patrimonio que es de todos”.

Sin embargo aclaró que “cuando uno hace muchas cosas se puede equivocar. Es posible que haya alguna equivocación. Eso es una cosa. Y otra cosa es cometer un delito como puede ser la malversación de fondos públicos por ejemplo, que son hechos que si suceden, se deben denunciar”.

Con relación a las elecciones y los inconvenientes que surgieron, el jefe comunal de Río Grande fue tajante: “es una vergüenza que 36 horas antes de la elección se cambien las reglas de juego. Y la demora en los cómputos oficiales también es una vergüenza”.

“Son decisiones que han hecho mucho ruido y que nadie toma sin antes consultar. Pero bueno, la realidad es que esto no puede suceder más porque no da transparencia”, sostuvo.

Respecto de los mandatarios comunales elegidos, Melella explicó que “tengo una excelente relación con los tres intendentes electos así que no habrá problemas. Tenemos  muchas coincidencias a pesar de haber llegado por caminos diferentes y formamos parte del mismo espacio nacional y popular”.

“Incluso con Martín Pérez nos íbamos a encontrar esta semana -dijo – pero hay sesiones del Congreso así que nos encontraremos más adelante. Incluso seguramente vamos a compartir los actos por los festejos de la ciudad”, concluyó.


Compartir