Un lluvioso enero dio tregua un tiempo más este verano, pero desde la semana pasada la laguna Seca vio su cauce nuevamente seco, y el viento de hoy comenzó a generar por primera vez una tormenta de polvillo.

El gobierno pasado de Rosana Bertone había realizado una adjudicación directa a la empresa Nakon Sur con una obra de remediación que significaba el traslado de agua desde el cauce del río Grande hasta la laguna para mantener su lecho húmedo durante la temporada estival.

Funcionarios provinciales de aquel entonces y de la empresa prometieron a los vecinos de Chacra XI, el sector mas afectado, una obra a concluir en el mes de noviembre, con la instalación de un plataforma y  bombas en uno de los márgenes del río Grande, y cañerías trasladando por 3 kilómetros y medio el agua hasta la problemática laguna en dos bocas de salida y una tercer salida en laguna de los Cisnes.

Nada de ello ha pasado, las autoridades entrantes tampoco abordaron el tema y la problemática sanitaria nuevamente promete instalarse para pesar de los riograndenses.

La obra tuvo un presupuesto de cerca de 34 millones de pesos y un plazo inicial de obra de 90 días a partir de que la misma inició en septiembre.

Compartir