Los padres se movilizaron a la delegación del ministerio de Educación reclamando presencia policial y garantías para que la docente auxiliar pueda cumplir con sus tareas y garantizar la educación de sus hijos. Señalan que por esta docente casi la totalidad del plantel docente paralizó las actividades y la directora Mariana Barros no garantiza el servicio pedagógico.
Madres de alumnos del Segundo A de la escuela 2 Benjamín Zorrilla, se encontraron nuevamente con inconveniente para el dictado de clases de sus hijos, a quienes no se le brindó el servicio pedagógico a pesar de la designación de un docente auxiliar.

Glenda una de las mamas, señaló, “mis hijos tuvieron 15 días de clases nada más y estuvimos esperando esto para que los docentes hagan una vez más lo que quieren, pedimos al ministerio que brinde garantías de seguridad para la maestra”, dijo reclamando la presencia de la Policía en el establecimiento ante lo ocurrido.

Asimismo responsabilizan de esta situación a la directora Mariana Barros, quien no atendió a la prensa, impidiendo el acceso al establecimiento, el cual fue libre esta mañana para sindicalistas del SUTEF.

“La directora no nos brinda respuestas y no se hace cargo de la situación, diciéndonos que no puede pasar por encima de los docentes, pero ellos hacen paros, asambleas, después quieren cobrar su suelo, y mi hijo sigue sin clases”, manifestó la mujer a la salida de la delegación del ministerio de Educación, donde padres interpusieron la queja.

Compartir