Así se manifestó hoy el intendente de Río Grande, al señalar “la cuenta de inversión del 2019 nos deja con 300 millones de pesos de déficit y debemos actuar y corregir ese desvío financiero, espero encontrarnos con el gobernador para normalizar el tema de la deuda que se trae de arrastre del orden de los 220 millones de pesos pero también la generada desde el 17 de diciembre del orden de los 100 millones de pesos o más”.

En ese sentido destacó, “vemos un Gobierno con predisposición al diálogo y eso es bueno”, dijo, agregando, “uno entiende la situación de la provincia, no le voy a poner un revólver en la cabeza al gobernador para resolver temas que llevan mucho tiempo”, reparó.

Consultado respecto de una agenda ya marcada, señaló que aún no hay fecha para dialogar, “vamos a tratar de reunirnos y sostener un diálogo institucional para poder hablar con los funcionarios”, expresó Martín Pérez.

Compartir