Miles de vehículos recorrieron las calles de riograndenses y capitalinas con movilización de los aparatos políticos municipales, y un fuerte componente sindical.

Celebraron el Día del Militante, en una decisión que tuvo “protocolos de seguridad” con medidas como la utilización de barbijos y el pedido de no descender de los vehículos.

En ambos casos fue tan multitudinaria que se generaron muchos problemas en el tránsito y desde algunos sectores se marcó lo innecesario de una manifestación tras meses de cuarentena y un momento sanitario poco propicio.

Por su parte desde los sectores convocantes marcaron la necesidad de manifestar un nuevo apoyo “al Gobierno de Alberto y de Cristina”.

Compartir