La curiosa situación se dio en el marco de una causa en que es investigada una abogada riograndense por presunta “estafa” a un cliente al que le cobró millonarias sumas de dinero para “arreglar” funcionarios judiciales. En la pericia de su celular encontraron un chat con un juez, que la Sala Penal de la Cámara de Apelaciones pide investigar.

Se trata de la causa contra la abogada María Angélica Naveas, denunciada el año pasado por un ex cliente, Pablo Hernández, al que representaba en una causa por “homicidio culposo”. La demandó por presunta “estafa” en razón de sumas de dinero cercana a los 4 millones de pesos que le cobró a fin de supuestos sobornos a funcionarios judiciales.

En el marco de esa investigación se peritó el celular de Naveas en el cual se encontró se ordenó rescatar todo tipo de conversación vinculada a la causa de esta persona, recuperándose un extenso historial de mensajes en que la abogada reclama pagos diversos para “arreglar” funcionarios judiciales.

Pero la sorpresa resultó que además se encontró un chat con el juez de instrucción 2, el Dr. Raúl Sahade, en el cual Naveas le pregunta por diversas causas, entre ellas la de Hernández por homicidio culposo”, sobre la cual el magistrado responde “están a resolver”.

Allí se da una conversación en un tono confuso, evidentemente basado en una relación de confianza entre ambas personas, ya que tanto la abogada como el magistrado cursaron juntos la carrera de derecho. Es en el marco de esas conversaciones en que Naveas le recrimina a Sahade que “no la recibe en su despacho”, lo cual da cuenta por otra parte que la supuesta vinculación ilícita no sería tal.

Pero otros extractos de la conversación que tomaron estado público hacen referencia a “plata” y a otras situaciones respecto de causas y del tipo de presentación que requerían.

Estas situaciones oportunamente fueron evaluadas por el Fiscal Mayor Guillermo Quadrini, quien resolvió que no existía delito alguno en esta situación, así como también lo entendió el juez que lleva la causa el juez de instrucción, Daniel Cesari Hernández.

La visión de la Cámara de Apelaciones

En el marco de la causa contra Naveas, su defensa planteó la nulidad del allanamiento a su estudio jurídico y de todas las pruebas obtenidas en su celular, ante lo cual la causa fue llevada ante la Sala Penal de la Cámara de Apelaciones para revisar esa situación.

Los camaristas rechazaron esos pedidos de nulidad, pero devolvieron la causa a instrucción con recomendaciones al ministerio Público Fiscal y al juez del caso, de investigar el intercambio de mensajes entre el juez y la abogada.

Asimismo la propia Cámara de Apelaciones pide extraer copia de estas conversaciones y enviarlas al Superior Tribunal de Justicia para evaluar la cuestión ética.

El fiscal Quadrini ya había dictaminado al respecto de esas conversaciones, que no tienen vinculación con la causa y no confieren delito, ahora habrá que esperar que resuelve de la mano del reclamo de los propios camaristas que ponen a otro magistrado del Distrito Judicial Norte en la mira.

Compartir