El calvario de los vecinos de calle Santa Rosa al 500 comprende la situación que viven con una mujer mayor de edad que ayer volvió a robar en un kiosco del lugar.

“El problema viene de dos o tres meses, primero robaba esporádicamente y ahora viene todos los días y nadie hace nada del lado de la Justicia”, dijo el comerciante que ayer volvió a sufrir un hurto.

Incluso aseguran que amenazó con, “hacer estallar el edificio con una garrafa que tiene en la casa”, dicen con preocupación.

“Es una situación que no nos corresponde lidiar a nosotros por que es una mujer grande, tenemos que estar alerta con los chicos por las amenazas de esta mujer”, dicen en reclamo a las autoridades, policiales y judiciales, que no ponen coto a esta situación.

Esta mujer es la misma que años atrás fue filmada en una clínica local robando el bolso de una empleada, quedando registrada en una cámara de seguridad, determinándose que era una persona con una cuestión patológica.


Compartir