Se trata de Gabriel Enrique Díaz quien tenía dos antecedentes de  Violencia de Género hacia su pareja, una empleada judicial de 24 años, y el pasado 26 de diciembre volvió a acercarse a su departamento donde se registró un incidente en el cual la mujer le dio 5 puntazos, siendo nuevamente encontrados juntos esa misma tarde.

Díaz y esta joven tienen una restricción de acercamiento recíproca debido a los hechos de Violencia de Género hacia la mujer, la cual incluso no instó ninguna de las denuncias, ya que el primer episodio del 1 de agosto fue denunciado por la jueza del fuero donde trabaja, al verla lesionada, y el segundo hecho fue denuncia el 13 de diciembre por la perito forense del Poder Judicial, al constatar lesiones una jornada que la mujer pidió “licencia por enfermedad”.

Dictada la restricción de acercamiento a este sujeto, el incidente del pasado 26 de diciembre y la insistencia esa misma tarde de juntarse ambos, desconociendo la medida judicial; llevó a que el juez que entiende en los casos originales ordenara su detención.

Finalmente ayer, y tras ser indagado en los últimos días del 20202, se resolvió la situación procesal de Díaz, procesándolo por el delitos de “lesiones agravadas por el vínculo y por Violencia de Género”.

Asimismo en una medida protectiva hacia la víctima, el juez subrogante Pablo Candela, ordenó que se mantenga a Díaz con prisión preventiva y se lo trasladó a la Unidad de Detención 1.

Cabe recordar que este sujeto posee aún pendiente una condena de 3 años de prisión en suspenso por un caso de lesiones graves, del cual solo cumplió una parte parcial, y en la eventualidad de una nueva condena podría ser declarado reincidente.

Compartir