En ese sentido el intendente riograndense ponderó que “tenemos diálogo con el Gobierno, creo en el diálogo institucional de respeto mutuo, queremos certeza sobre la coparticipación y estamos charlando sobre eso y además tenemos la responsabilidad de charlar sobre la deuda que traemos de arrastre” la que cuantificó “por encima de los 300 millones de pesos”.

Señaló que el objetivo será “estructurar un mecanismo, no de goteo que no es la palabra adecuada, sino envío de coparticipación dentro de los parámetros que nos corresponden y saber que coparticipación le corresponde al municipio”, dijo.

“Hasta que no se resuelva nosotros no vamos a poder afrontar un montón de gastos asumidos previos a nuestra gestión”, advirtió, pero destacó “el diálogo” como forma de buscar una salida, “porque ya tuvimos reuniones, y estamos acordando de que forma se va a pagar”, destacó.

Compartir