El Gobierno nacional ratificó ayer que mantendrá el régimen de promoción industrial en Tierra del Fuego. “Continuamos trabajando y pensando ideas en conjunto con la industria, en la búsqueda de la mejora de su competitividad para los próximos años y del cuidado del empleo”, dijo el secretario de Industria, Martín Etchegoyen, en una reunión que las autoridades de la cartera de Producción mantuvieron con Afarte.

El Diario Página 12 informó que el sector empresarial calcula que están en riesgo entre 5 mil y 10 mil trabajadores y el Gobierno nacional promete ayuda económica para sólo mil despedidos.

“En función de las empresas que esperamos que entren en convocatoria y las que cerrarán, creemos que la medida impactará sobre unos 10 mil empleos entre mano de obra directa e indirecta”, aseguró a Pagina 12 Carlos Simone, de la Cámara Argentina de Máquinas de Oficina, Comerciales y Afines (Camoca).

“Quedan afectadas las grandes empresas que arman la placa mother, la memoria RAM, baterías, cables y carcazas y las pymes ensambladoras del interior. Muchas seguirán haciendo mantenimiento y distribución, pero el impacto en el empleo será muy fuerte”, dijo Carlos Simone.

Esta situación se suma a los “1000 empleos ya se perdieron este año entre retiros voluntarios, jubilación anticipada y despidos”, aseveró Simone.

“La baja de aranceles de importación para equipos informáticos suma otra mala señal para las pymes. Se ponen en riesgo más de cinco mil puestos de la cadena de valor del sector porque muchas líneas de producción van a desaparecer”, planteó Jorge Luis Cavanna, titular de Cadieel, otra cámara sectorial.

Por su parte el presidente de Afarte, Federico Hellemeyer manifestó al Diario nacional que “esta medida se da en un contexto del año donde la prosperidad del segundo semestre nunca llegó, y todavía está muy resentido el consumo de productos electrónicos”.

Compartir