Desde el municipio de Río Grande desde este domingo se dispuso de un operativo de limpieza para los diversos espacios públicos, de veredas y caminos peatonales, a fin de dar cumplimiento a la ordenanza vigente desde el año 1984.

La misma establece la obligatoriedad de todo frentista de despejar de nieve y hielo sus veredas, a fin de preservar a los restantes vecinos de cualquier riesgo a fin de poder desplazarse libremente a pie por la ciudad.

Asimismo se recuerda la responsabilidad judicial civil de todo frentista ante cualquier eventual accidente que un peatón pudiera sufrir frente a su propiedad.

Compartir