La legisladora electa Mónica Acosta aplaudió la decisión del gobernador electo de no acceder a la invitación de la gobernadora saliente Rosana Bertone sobre el final de su mandato, y lo enmarcó en una señal de que no se negociará impunidad.

Acosta se mostró “muy esperanzada en la gestión del gobernador electo y de Mónica Urquiza, porque están dando señales de que no se negocia la impunidad con los salientes. Mucho tiene que ver el no aceptar reunirse entre gallos y medianoche a poco tiempo de que cambie la gestión”, dijo.

“Esta gestión no ha tenido una mirada responsable con las últimas licitaciones. Nosotros dimos cuenta de algunas de las DPE de las que nos tocó ser parte. El centro está puesto en la generación de empleo y eso hay dos formas de lograrlo: una, a través de políticas públicas para el sector estatal y otra a través de incentivos al sector privado para la inversión, la apertura de fábricas, la extensión de nuestro régimen, la diversificación para poner el centro en la industrialización de nuestros recursos naturales, como la pesca, la turba, los hidrocarburos”, enumeró.

“Se están dando señales importantes de que va a haber cambios y estará en cabeza de las autoridades dar a conocer el próximo plan de gestión. Nosotros seremos un instrumento para lograr que se ponga en marcha y hacer confluir en mi caso un objetivo histórico, como es ver la reactivación nuevamente de nuestra cooperativa y de otras que también lo necesitan, de la mano del gobierno electo. Hay sectores que están absolutamente golpeados después de cuatro años de macrismo y de bertonismo explícito, donde quedaron más de 38 mil personas desempleadas y otro tanto cobrando un fondo de desempleo, además de muchos que están viviendo en condiciones de indignidad. Eso es lo que hay que recuperar, porque no existe la pobreza digna. Lo que dignifica es el trabajo bien remunerado y hacia ese camino queremos ir, a pesar de las complejidades y de cómo va a comenzar esta gestión”, manifestó.


Compartir