El proceso oral a puertas cerradas se llevará a cabo en el Tribunal de Juicio Oral de Río Grande desde el 28 de octubre a puertas cerradas, en relación a presuntos abusos reiterados de un hombre contra la hija de su pareja desde los 12 a los 15 años de la misma.

El imputado en este caso es Marcos Francisco Saldivia que enfrenta la carátula por los delitos de  “abuso sexual simple en concurso real con abuso sexual agravado por acceso carnal”, por hechos que datan del 2016 al 2019, cuando fue denunciado, en relación a una menor de edad entre sus 12 y 15 años.

Ivana es mamá de la víctima y relató lo sufrido en esta situación que se extendió por 3 años, “estamos con mucha expectativa que esto se termine de una vez y se logre la pena mayor que se pueda para que pague lo que hizo por que está con prisión domiciliaria desde el mes de marzo”, dijo en relación al imputado y ex pareja.

La causa surge con la denuncia por parte de la menor en 2019 “fueron reiterados hechos que pasaron desde el 2016 en varias oportunidades con mi hija, sufrimos que incluso no se tomaron medidas para el cuidado de mi hija, como prohibición de acercamiento, y él en enero intenta ingresar a mi domicilio, ocasiona daños, y ahí si lo detuvieron, pero si fue muy triste que no había ninguna medida judicial tomada de cuidado para mi hija”, dijo la madre.

“Durante todo este tiempo mi hija no la ha pasado bien, tuvo intentos de suicidio, en abril el juez se ofreció a brindar contención pero no pasó nada, la atendieron una sola vez en Salud Mental del hospital y no la llamaron nunca más, y recientemente encontramos algo de contención desde la Defensora Municipal que la están asistiendo. Afortunadamente es una chica muy fuerte”, agregó.

“Ahora hay que afrontar este juicio, tenemos que estar fuertes, pero me da miedo que ella no pueda superar todo esto, la pena que este tipo pague te da cierta tranquilidad, pero mi preocupación es que ella pueda superar todo esto que ha pasado en su vida”, dijo respecto de las expectativas sobre el juicio que comenzará la próxima semana.

El imputado se encuentra con prisión domiciliaria con tobillera magnética, por lo que podría ser citado a estar presente en la sala de juicio, a diferencia de los casos con imputados que salen desde la Unidad de Detención por teleconferencia.

Compartir