Tanto en Ushuaia como en Río Grande se comenzaron a vivir diversas actividades de la mano las fiestas de Navidad y Año Nuevo.

En Ushuaia se realizaron múltiples actividades recreativas y culturales para toda la familia en la calle San Martín, desde 25 de mayo hasta Juan Manuel de Rosas.

Allí, Papá Noel recibió las cartas de los niños y niñas, se sacó fotos con las familias que se acercaron a disfrutar de una tarde de juegos, espectáculos, música, diversión, facturas y chocolate caliente a cargo del personal de Defensa Civil. Miles de vecinos pasaron a lo largo de la calle San Martín durante las cuatro horas que tuvo el evento.

En Río Grande, pese a la alerta del Servicio Meteorológicico y la situación climática que impidió el montaje de los festejos previos a la medianoche, una multitud de vecinos y vecinas participaron del tradicional encendido el árbol de navidad.

Si bien muchas actividades preparadas por el Municipio no se pudieron llevar a cabo por cuestiones climáticas, el encendido del árbol se realizó con una gran concurrencia de público.

Se hizo presente como todos los años Papá Noel para el disfrute de todos los niños y niñas que se hicieron presentes en el lugar. También se entregaron pan dulces entre los presentes.

La actividad transcurrió con mucha alegría y muchos vecinos destacaron que no se haya realizado el espectáculo de fuegos artificiales, dado que provoca serios inconvenientes a niños con autismo, mascotas y animales autóctonos del paisaje fueguino.

Compartir