En razón de esto se realizó una movilización con todas las asociaciones sindicales manifestándose frente a la planta de calle Combate de Montevideo.

Allí, Sara, una de las trabajadores que lleva adelante la toma reclamando el pago de las indemnizaciones, expresó “la empresa no se presentó solo con un escrito, pidiendo que desalojemos la planta por que tiene 23 personas más para trabajar la planta de blanco, de donde nos echó aduciendo una crisis que no resulta tal entonces”.

“Así de caraduras y sinvergüenzas son, pidiendo que el Gobierno nos pague las indemnizaciones, entonces pedimos al Gobierno para que deje de mirar para un costado e intervenga, no nos vamos a ir hasta que se nos pague el 100% de las indemnizaciones”, agregó.

“No somos delincuentes, somos gente de trabajo, se aprovechan de la gente y por eso pedimos que se les retire el proyecto por que estas personas se llenan los bolsillo a costa del esfuerzo de los trabajadores y del día a la mañana nos cierran las puertas como hicieron con Yamana”, dijeron los trabajadores, planteando que la empresa pierda su permiso de producción ante la Comisión del Area Aduanera.



Compartir