Sucedió esta mañana en que el propietario de un Ford Focus, quien alquila en calle Rivadavia al 900, se encontró esta mañana con la desagradable sorpresa de que manos anónimas le sustrajeron una rueda.

Los malvivientes actuaron al amparo de la madrugada para levantar el vehículo, abollándole el zócalo, para llevarse la rueda con llanta de aleación del sector delantero derecho.

El damnificado había dejado el auto estacionado en la dársena aledaña al Correo Argentino, donde el rodado se encontraba con el eje apoyado en el suelo producto de este accionar delictivo que investiga personal policial de la comisaría Primera.

Compartir