El crucero debía haber partido el 1° de noviembre a Ushuaia y luego, desde ahí, hacia la Antártida. Cientos de turistas habían abonado más de 20 mil dólares para vivir una semana de turismo aventura. Pero el crucero nunca llegó.

Desde hace dos semanas está amarrado en el Puerto de Buenos Aires sin poder salir. Una demanda judicial por una deuda millonaria lo mantiene parado en el país. Se trata del buque RCGS RESOLUTE, de bandera portuguesa, que tenía planificado navegar hasta la Antártida. Pero por el litigio, tanto sus pasajeros como parte del staff de la tripulación tuvieron que abandonar el barco y volver a sus países por su cuenta.

El escándalo internacional afecta a cientos de pasajeros que estaban a bordo de la travesía y también a otros miles de personas que ya habían abonado sus pasajes para viajes futuros.

Son más de 500 pasajeros provenientes de distintos países que iban en el barco, fueron afectados por el efecto de la demanda a One Ocean Expeditions (OOE), la compañía de viajes canadiense que organiza diversos itinerarios marítimos en todo el mundo y que ahora está bajo investigación.

El barco se quedó sin combustible y amarró en Puerto Madryn con la idea de que les suministren combustible. Al no poder llegar a una acuerdo con las empresas locales, el capitán del barco decidió regresar a Buenos Aires, donde finalmente la compañía canadiense, a cargo de la explotación turística de la embarcación, recibió la demanda judicial.

Fuente: Clarín.

Compartir