Vecinos de la calle Almafuerte despertaron alarmados esta mañana al encontrar sus vehículos ensangrentados, llamando a la Policía que comenzó a seguir el rastro.

El mismo terminaba a la vuelta, en el pasaje Obispo Trejo 1642 donde se encontró a un hombre de apellido Naranjo de 27 años con lesiones en manos y brazos.

El hombre refirió que anoche había ido al barrio Perón a mirar el partido con amigos, y esta madrugada al retornar se habría “lastimado” sin querer imputar a nadie de sus lesiones.

Personal policial realizó actuaciones periciales en torno a todo el reguero de sangre, los vehículos manchados y la vivienda del hombre, el cual fue hospitalizado aunque sus lesiones serían leves.



Compartir