Las asambleas en la semana vieron la intermediación del gremio de la sanidad ATSA, a fin de que se destrabara un pago de la obra social provincial al Sanatorio Fueguino, y que recién allí pudiera hacer frente al 50% restante de los salarios correspondiente al mes de julio, un 23 de agosto.

Las asambleas realizadas esta semana manifestaron la preocupación de los trabajadores en el cuarto mes en que sufren este tipo de retrasos que, en cualquier sector laboral metalúrgico sería pasible de medidas de fuerza mayores.

Pero la “mala administración” de la que dan cuenta los propios trabajadores, hace que hoy en día la propia Unión Obrera Metalúrgica esté en falta con el sector laboral.

Ante ello el gremio de ATSA, con representación sobre el personal sanidad, tuvo una asamblea en la que la propia titular del sindicato, Claudia Echepare, se ofrece como mediadora a fin de “agilizar” el pago de prestaciones por parte de la obra social provincial, OSEF, a fin de que el Sanatorio Fueguino pueda cumplir con sus obligaciones salariales.

Evidentemente los buenos vínculos Gobierno-ATSA dieron sus frutos en cuestión de horas, ya que este sábado se pudo acreditar el saldo del 50% restante de los haberes a todo el personal, por largo, fuera de la fecha de término legal para el pago en tiempo y forma.

Esto generó otra situación llamativa, y es que ayer fue presentado ante el personal del Sanatorio un ex administrador del Hospital Regional Río Grande, José Calixto, como nuevo co administrador en el Sanatorio, persona muy vinculada al gremio de ATSA.

Calixto acompañará la administración que actualmente está en manos de Daniel Cavallo, un delegado de Radio Victoria Fueguina, que llega tras sucesivas administraciones que fueron saliendo con el mismo vértigo con el que ingresaron.

El recuerdo del paso de Calixto por la administración del nosocomio local no sienta expectativas auspiciosas para los trabajadores.



Compartir