Romina señaló que a pesar de estar radicada la denuncia desde el 4 de febrero pasado, aún no se ha tomado medida judicial alguna al respecto.
“El vive en la planta baja y nosotros en el segundo piso”, relata la mujer respecto de la situación de convivencia con el denunciado, circunstancia por la cual su hija ya protagonizó dos intentos de suicidio, uno por el cual actualmente está internada en el hospital de Río Grande.
“El 4 de febrero que hice la denuncia, a la fecha tuvimos, tuvimos dos o tres visitas de la Policía por que nosotros tenemos que esperar a entrar al edificio por que el señor sale al pasillo y mi nena no lo puede ver. A mi hijo lo ha amenazado, a mí, nos ha mostrado un cuchillo”, agregó.
“Mi nena se agotó de toda esta situación y estamos esperando la cámara Gesell ella está con trastorno de ansiedad, y tenemos que esperar mas días ante esta cuarentena”, dijo, señalando que la audiencia ha sido postergada desde el Juzgado de instrucción 3 del Distrito Judicial Norte.
No pueden precisar la cantidad de abusos
La mujer precisó que los hechos tuvieron lugar a lo largo de los últimos cinco años, “el primer año fue cuando ella tenía 7 años, un abuso con acceso carnal, y no sabemos cuántos hechos más, hasta el 4 de febrero que mi hija se decidió a contarme y radiqué la denuncia el mismo día”, relató.
Respecto del imputado que reside en el mismo edificio, Romina señaló, “los hechos ocurrieron en mi casa, él iba a mi casa, es vecino encargado del edificio y venía, asistía a mi papá que estaba con cuidados médicos, cuando yo trabajaba y teníamos una relación de confianza”, graficó.
La situación sin definición judicial encuentra a hoy a la menos hospitalizada con un segundo intento de suicidio.

Compartir