El presidente del barrio privado Eco Pueblo, Miguel Ángel Rentería, sostuvo que las 20 hectáreas cedidas al Grupo G7 SRL, que fueron loteados y vendidos para casas de fin de semana o cabañas de alquiler, “era hacer un barrio privado turístico”.

De declaraciones a Fm Universidad, explicó que “Eco Pueblo nació hace más o menos cuatro años y yo me adherí al proyecto en Río Grande. Me conecté con la gente de G7 y había un proyecto turístico, no era un aserradero ni nada por el estilo. Era una inversión privada. El fin de ese proyecto era hacer un barrio privado turístico. Cuando firmé la adhesión, firmamos que no se pueden construir restaurantes ni nada. Solamente es para casas de fin de semana o para alquiler. Es decir que se pueden hacer cabañas privadas y alquilarlas, como inversión y como única explotación”.

Esta entrega de tierras “fue en la gestión de Queno, y el tema de fondo no lo conozco, lo que sé es que la Municipalidad de Tolhuin les cedió o les vendió 20 hectáreas al Grupo G7 para hacer el proyecto. El Grupo G7 es gente de Ushuaia, yo conozco a algunos de los miembros y el administrador es Gustavo Sander”.

Se trata de un barrio privado en Tolhuin, ubicado frente al lago, al que no se puede acceder libremente. Hay una garita de seguridad con un vigilante que se comunica por teléfono satelital con los responsables, ante cualquier requisitoria de ingreso.

“El barrio tiene una sola entrada y el proyecto va un poco retrasado, pero avanza. Son 20 hectáreas que están totalmente alambradas y todo el proyecto es del ámbito privado. Falta terminar el agua corriente, que no es agua corriente sino que va a ser agua de servicio. Hasta ahora pagamos el camión mensual y lo paga G7”, indicó.

“El agua potable la va a tener que proveer la municipalidad o la vamos a tener que comprar. El proyecto tenía agua de servicio, es decir que se puede usar para riego, para bañarse, pero no va a ser potable cien por cien”, apuntó sobre los servicios.

Consultado sobre el conflicto que tuvo derivaciones judiciales, señaló que “no sé por qué surge, porque el barrio nuestro está cien por cien legal. Si en el fondo hubo algo, nosotros no sabemos nada. La mensura está aprobada por la provincia hace no menos de dos o tres años y se están firmando las escrituras. La cesión que hay de la Municipalidad es legal y todo el mundo ha pagado. Por ejemplo en el caso mío tengo todos los pagos bancarios, es decir que no hay nada escondido. Tengo los recibos bancarios de los pagos que le hacía a G7 y todo es legal. No hay ninguna cosa turbia como para armar semejante rollo. Puede que la cosa comience en otro lado, pero no en este barrio. Hay mucha gente que está tocada porque el barrio es cerrado, no entra cualquiera, pero en realidad es una cosa privada nuestra”.

“En ningún momento fue un proyecto productivo. Cuando compramos hace cuatro o cinco años atrás ya estaban todas las calles hechas, ya estaba el plano de mensura y había 214 lotes. La mayoría de los terrenos son de 600 metros cuadrados y ya está todo vendido”, afirmó.

Respecto de la causa judicial en la que están imputados Queno y Harrington, dijo que “no creo que haya nada sobre Eco Pueblo, al menos no tengo conocimiento. Ahora, si han entregado terrenos por otro lado, ya no puedo decir. Comentarios hay muchos, pero papeles hay pocos”.


Compartir