Sucedió entre la noche de ayer y madrugada de hoy en la carnicería El Gringo de calles Libertad y Alberdi, donde personas ignoradas produjeron un boquete en la zona del techo del local.

Los malvivientes ingresaron valiéndose de un pequeño espacio de luz para ingresar, en un ventiluz de policarbonato, rompiendo el entretecho construido en material ligero, para caer al salón de ventas.

El damnificado Ariel Godoy de 30 años, al abrir el local esta mañana se encontró con el desastre de destrozos y el faltante de cortes de carne para el asado en una cantidad por miles de pesos.

De hecho comentó que los malvivientes habrían intentado robar un costillar entero de la cámara frigorífica pero las dimensiones del boquete se lo impidieron.

El local ya había sufrido un robo con un anterior propietario y el damnificado aseguró que a partir de este hecho colocará un sistema de alarmas.

Compartir