El boxeador Garzón declaró por la sangrienta agresión que recibió en Año Nuevo y aseguró que perdió la movilidad de los dedos de una mano

El púgil riograndense recibió el alta de la violenta agresión de la mañana del día primero de enero, en que con un tubo led le perforaron el bícep de la mano izquierda, en un hecho por el cual está detenido Eric Mallón, imputado de “tentativa de homicidio”.

El imputado en su indagatoria aseguró que el hecho fue accidental, pero Adrián Garzón desmintió esto en su testimonial: “yo fui a visitar a mi hermano, él había comprado dos o tres cervezas y sidra,  y resulta que cuando yo llego a la casa, el pibe éste que vive en frente cuando le pedimos si se podía retirar se pone pesado y atrevido”, dijo Garzón relatando que hace poco tiempo perdieron a su madre y no celebraron las fiestas, motivo por el cual visitó a su hermano.

“Entonces, yo le digo que se vaya, al momento que no se quiso retirar se puso pesado, yo lo quise retirar y no sé en qué momento se armó el quilombo, sé que me tiró una piña y me nublo la vista, y no sé en qué momento agarró lo que agarró y me alcance a tapar con el brazo y ahí es donde me pega y me lo arruinó.  Los cuatro dedos principales de la mano están adormecidos, no siento los dedos y la mano, la tengo perdida”, lamentó ya no solo por su actividad boxística a los 44 años sino para desarrollar una vida normal.

“Mi hermano dice que fue con un tubo fluorescente, yo ni me acuerdo, pero perdí mucha sangre, la herida es demasiada grande, perdí casi todo el brazo, tengo la mitad del brazo dormido, pero hay dedos que no los siento, como cuando te ponen anestesia”, dijo, aclarando que no son tubos normales sino que se usan en cartelería comercial que son mucho más duras que los tubos de iluminación doméstica.

“No puedo agarrar nada, el brazo no sirve para nada, ojalá lo pueda recuperar. El médico me dijo que si sigue así pueda haber otra operación. Como yo veo el brazo así, me arruino totalmente la vida. Él me largo a matar no es que me largo para las manos, porque de última me hubiera cortado y estaba bien, pero me arruinó el músculo y el brazo, ahora no puedo hacer nada”, finalizó en su testimonio.

La resolución judicial debe conocerse en las próximas horas-.

Compartir